La semana que lleva a Ucrania a las puertas de la Guerra Civil

Los acontecimientos en Ucrania en la última semana del mes de Abril se desarrollan como si de un guión previsto de antemano se tratara. Empiezan el mismo lunes 28 de Abril, con un atentado que deja al alcalde de Járkov herido de gravedad. Recibió un impacto de bala mientras hacía deporte por la calle. A día de hoy no se sabe quién le disparó.

El martes, el plazo que los manifestantes de otra ciudad del este del país habían dado al gobierno interino de Ucrania para la celebración de un referéndum llega a su fin y éstos deciden actuar por su cuenta. Toman el control de la Sede Administrativa y de una comisaría cercana.

Miércoles 30 de Abril. El presidente interino de Ucrania, Alexánder Turchínov, reconoce que las fuerzas de seguridad no pueden controlar las ciudades de Donetsk y Lugansk y anuncia que el ejército está en alerta máxima. Alerta que se vería plasmada dos días después con el inicio de la operación militar en el sureste del país. Empezaba en la misma madrugada del viernes en la ciudad de Slaviansk y dejaba en esa jornada dos militares muertos y un número de autodefensas todavía por determinar.

Pero ese viernes 2 de Mayo será recordado por lo que ocurrió a 700 km de esa zona: Odesa.

ucrania_1

Casa de los Sindicatos (Odesa) (Reuters)

La tensión se desató en esa ciudad de forma descontrolada. Lo que empezó como un enfrentamiento entre partidarios y detractores de la unidad de Ucrania en las inmediaciones del estadio durante la celebración de un partido de fútbol, desembocó en una batalla campal que acabó con un pronóstico que nadie esperaba. 4 personas murieron en el centro de la ciudad. Los detractores de las nuevas autoridades de Ucrania deciden refugiarse en la Casa de los Sindicatos. Miembros del grupo radical Sector Derecho los cercan y prenden fuego al edificio. 30 personas murieron por la inhalación de gas y sus cuerpos quedaron calcinados. Los que consiguieron salir fueron agredidos violentamente por los radicales. En total, 46 muertos y más de 200 heridos.

El sábado, el ministro del interior de Ucrania, Arsen Avákov, afirma que no piensan detener la operación militar y los combates se desplazan a Kramatorsk, dejando al menos 10 muertos y 30 heridos. Miembros del grupo de ultraderecha Sector Derecho abren fuego contra una cadena humana y matan a tiros a 10 personas. 2 soldados mueren y 30 personas resultan heridas en otro altercado cerca de Slaviansk.

La semana se cierra con un domingo en el que los milicianos afirman tener el control de Kramatorsk, Konstantinovka y Slaviansk. Y con un nuevo desafío de los extremistas en Odesa que, afortunadamente, no pasa de ahí, aunque los acontecimientos del viernes en esa ciudad, pese a estar alejada del punto neurálgico del conflicto, precipitan al país al borde de la Guerra Civil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.