Como el Turismo puede destrozar no solo el Turismo

Después de dos semanas recorriendo la península de Yucatán en México me siento ante el ordenador y me viene una reflexión: cómo el turismo puede destrozar el turismo. Decidimos ir a conocer la famosa Riviera Maya como solo «algunos locos» lo hacen: huyendo del típico paquete de todo incluido que prácticamente te encierra en el hotel y como mucho te deja ver Chichén Itzá y alguna Isla siempre y cuando contrates la excursión correspondiente.

Chichén Itzá

Entiendo que alrededor de ese tipo de turismo se alimentan muchas bocas y se llenan muchos bolsillos (seguramente más lo segundo que lo primero) y ojo, que para aquel que lo prefiera me parece bien. Lo que ya no me gusta tanto es que si decides conocer el país, y dejarte tu dinero en él de otra forma (que no por hacer otro tipo de turismo dejas de gastar, ni mucho menos) hay sitios a los que no te dejan acceder si no tienes tu pulserita.

A nuestra llegada a Cancún alquilamos un coche e iniciamos la ruta que nos iba a llevar a recorrer 3.500 km en 14 días, durmiendo cada noche en la ciudad en la que caíamos, visitando cada yacimiento arqueológico, cenote y lugares pintorescos que nos salían paso.

UxmalCenote San Ignacio

Disfrutamos conociendo la cultura maya y la amabilidad de la gente con la que tratamos. Todo era perfecto hasta que llegamos a Tulum, un verdadero paraíso natural, en el que de repente y después de una semana de tranquilidad en la que nos encontrábamos con algún turista de vez en cuando… pasamos a ver lo contrario, cientos de turistas y contados mexicanos. Era el primer aviso: el paraíso quedaba eclipsado por la cantidad de gente que hacía uso de él.

Tulum

De ahí a Cancún kilómetros de costa paradisíaca pero ahí viene el truco. En 131 kilómetros se cuentan con los dedos de una mano las playas a las que puedes acceder si no te alojas en el correspondiente hotel que ha hecho suya la playa a golpe de talonario. Barreras con seguridad privada te impiden entrar argumentando que la zona a la que intentas entrar es propiedad privada.

Afortunadamente algunas de ellas, como el Santuario de la Tortuga en Xcacel-Xcacelito se pueden conocer a cambio de una donación, otras como Paamul aún teniendo un acceso restringido te permiten acceder a la playa, y otras, como la Bahía de Akumal, morada de tortugas marinas, son de libre acceso. Pero del resto de esos 131 kilómetros son pocos, muy pocos, los espacios que permiten a visitantes y locales el acceso a sus aguas, conocidos (y su nombre lo dice todo) como playas públicas. La pregunta, es obvia: ¿Hasta qué punto es bueno un turismo que priva a los propios ciudadanos de su país poder disfrutar de él? La respuesta, queda al gusto del consumidor.

Santuario de la Tortuga Marina

Compártelo!Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *